"La internacionalización y diversificación han sido muy importantes para España"
09
FEB

"La internacionalización y diversificación han sido muy importantes para España"

Entrevista a Susan Windybank, redactora del Centre for Independent Studies y participante en el Programa Líderes

El Programa Líderes Australianos 2017 contó con la participación de cuatro representantes de destacados Think Tanks australianos. La Fundación Consejo, en su activa política de comunicación, viene publicando periódicamente entrevistas con sus participantes.

Licenciada en Comunicaciones y Máster en Estudios Internacionales por la Universidad de Sydney, Susan Windybank es actualmente editora de Policy, publicación elaborada por el Centre for Independent Studies (CIS). Anteriormente, Susan Windybank ha sido profesora en la Universidad de Sydney y editora freelance, entre otros cargos.

¿Qué opinión sobre España se está haciendo a raíz de este Programa? ¿Está cambiando algo su percepción sobre el país?

Sí, mi percepción era muy superficial. Como turista. Ya había estado una vez y, por supuesto, me gustaban todos los clichés de España: flamenco, fiesta, arquitectura… todas las ideas románticas asociadas al país. De modo que cuando vi la agenda de este programa pensé: ajá, podré ver una imagen diferente de España: la España moderna y su economía. Y eso es lo que he conseguido.

También he visto otro aspecto de España distinto de las típicas zonas del sur: el norte, Galicia, muy alejado del flamenco y la “fiesta”. Creo que este Programa ha cambiado completamente la imagen superficial que tenía de España y me ha permitido comprender las diferencias regionales tan importantes en el país.

En segundo lugar, algo que me ha impactado fuertemente es el esfuerzo realizado por España tanto en términos empresariales como gubernamentales y de otros sectores de la sociedad. Cómo desde el drama de 2012 y la amenaza del rescate se han asegurado de que no vuelva a ocurrir, internacionalizando y diversificando para no tener todos los huevos en la misma cesta, en una economía doméstica. La internacionalización y diversificación ha sido muy importante para España.

¿Cómo afectan aspectos como el idioma y la distancia a la relación entre ambos países? ¿Qué opinión cree que se tiene de España en Australia?

Creo que en general la opinión sobre España es increíblemente positiva, incluso a pesar de que mucha gente nunca ha estado aquí. Creo que se comentó en alguna de las reuniones en el ministerio de Asuntos Exteriores: la imagen internacional de España es una ventaja para el país. Si la gente no conoce España, no tienen nada en contra: la imagen es positiva o al menos neutral. Eso es algo magnífico para España. No creo que haya muchos países que comiencen desde ese nivel y puedan desarrollarse a partir de ahí. Es algo muy bueno para el país.

Como analista política, ¿cuáles cree que son los principales retos a los que se enfrentan ambos países actualmente?

En la reunión en el Real Instituto Elcano me llamó la atención cómo España y Australia han enfrentado el tener dos partidos políticos alternándose en el poder durante largo tiempo y que de repente partidos populistas ocupen numerosos escaños en el Congreso.

La diferencia es que en España parece que va a ser un cambio permanente y la situación se estabilizará bastante. En Australia, por desgracia, la situación es más inestable. Quizá estamos un poco por detrás de España, quizá es importante que estos partidos representan una serie de inquietudes y que estas inquietudes se pongan sobre la mesa.

Como dijeron, los populistas, los partidos “outsider”, están haciendo las preguntas adecuadas, aunque a menudo ofrezcan respuestas incorrectas. Creo que ahí es donde se encuentra el mayor desafío. No hay que deshacer todo el buen trabajo económico que España y Australia han realizado en los últimos años. Creo que es una oportunidad para que los partidos políticos de Australia y España encuentren las respuestas adecuadas a esas cuestiones que los nuevos partidos están planteando.

Por su origen, Australia pertenece al ámbito europeo occidental. Aunque su situación geográfica provoca profundas diferencias, ¿en qué aspectos cree que la Unión Europea y Australia pueden considerarse un bloque común?

Por las conversaciones que hemos mantenido este es un tema al que no se le da suficiente importancia. Durante el almuerzo con Think Tanks se mencionó que nadie está defendiendo actualmente los valores occidentales. Valores que, en perspectiva, han sido algo bueno, que se identifica con libertad y prosperidad, y gracias a los que las cosas negativas de la sociedad, racismo, sexismo… van poco a poco desapareciendo. Creo que, a un nivel de cultura o civilización común, es mucho lo que Europa y Australia pueden hacer.

En la región Asia/Pacífico no tenemos una retórica marcadamente anti-occidental como la que puede tener Rusia, en la misma frontera con la UE. Pero al mismo tiempo China afirma categóricamente que no va a tender hacia la democratización. Creo que además de compartir unos valores a nivel filofófico debería promoverse los valores occidentales a través de algún tipo de políticas específicas.

En este sentido, este mismo año comienza un Foro de Liderazgo UE-Australia con el que se quiere profundizar en la relación entre ambos. ¿Qué consecuencias positivas cree que puede tener?

Un aspecto positivo del Brexit es que hasta ahora Australia ha sido un poco perezosa, utilizando a Reino Unido como puerta de entrada a la Unión Europea, aprovechando además que compartimos un idioma y una historia comunes.

Con esto potencialmente desaparecido, Australia va a tener que trabajar más duro en aspectos diplomáticos. Aunque se diga que Asia/Pacífico es el futuro, que será el siglo de Asia… Europa es todavía un continente muy rico. No ha desaparecido. No es que el poder se haya transferido de la UE a Asia/Pacífico, sino que se está distribuyendo más.

Creo que en Australia, como Europa es más familiar y a la vez está lejos, no hemos trabajado todo lo que deberíamos es desarrollar las relaciones. Estas relaciones podrían ser con tres o cuatro países diferentes desde los que acceder a la UE, en lugar de tratar con la UE como un bloque.

En el actual panorama, ¿cuál cree que es la función de los Think Tanks como el CIS, del que usted forma parte?

Creo que la función más importante de los Think Tanks es señalar el impacto y consecuencias de determinadas políticas. En términos más generales, lo que hacen los Think Tanks es influir en el mercado de las ideas. Por ejemplo, durante los años 90, cuando el CIS comenzó, era parte de un sector de organizaciones no gubernamentales que promovían los beneficios de la economía de mercado. Y fue útil. Es una manera de preparar el terreno ante la opinión pública para que los políticos puedan introducir cambios posteriormente sin que suponga un gran choque, y que la gente comprenda por qué los cambios son necesarios. Ese es un rol importante de los Think Tanks: influir en el clima intelectual del país.

¿Cree que iniciativas como la de este Programa Líderes ayudan a intensificar las relaciones entre ambos países

Sí, y creo que Australia debería plantearse hacer algo como esto. Una de las cosas que más me ha sorprendido en este Programa es la franqueza y honestidad con la que se ha comportado todo el mundo, y creo que no hubiera sido igual de útil sin esta perspectiva. De otra manera, me bastaría con consultar en internet y obtendría la misma información.

Aprecio mucho el esfuerzo que han hecho para hablar con sinceridad sobre los desafíos a los que se han enfrentado y también sobre los éxitos conseguidos. En la era digital esto tiene más valor que nunca. Una buena analogía sería que la gente se descarga la música online, pero eso ha impulsado las actuaciones en directo, porque ofrecen algo que no se puede conseguir por internet.

El tratarse de un grupo pequeño creo que también es muy importante. Si fuéramos una docena de personas se perdería parte del impacto. Hacerlo pequeño y muy intenso es algo muy positivo.

¿Qué aspectos del Programa le han parecido más interesantes?

Me impresionó especialmente el viaje a Galicia y poder ver dos facetas de la moderna industria manufacturera española, la militar y la de moda. Pude apreciar muchos paralelismos entre ambas, así como su manera de afrontar la logística para entregar su producto a los clientes.

Antes de este viaje no sabía que España es proveedora de la Marina Australiana. Eso es lo primero que voy a contar cuando vuelva a casa: “¿sabíais que los barcos de la Marina los construye una empresa española?”

De modo que, si tengo que destacar algo, me quedo con las visitas a los astilleros de Ferrol y a las oficinas de Inditex. Para mí ha supuesto una visión diferente e inesperada de España. Cuando lo vi en la agenda del Programa no pude anticipar lo que iba a aprender. Ha sido realmente impresionante.

Follow us

Twitter
LinkedIn
Facebook
YouTube

Newsletter

Contact

C/ Serrano Galvache, 26.
Torre Norte, planta 9ª. 
Ministerio de Asuntos Exteriores
y de Cooperación 
28033 Madrid (ESPAÑA)
+34 91 379 18 19

 

See Map
©2011 Fundación Consejo España Australia